viernes, 31 de julio de 2009

Trocitos

Entre las sombras de la luna
un espejo roto vomita pedazos de mí

Una yo desbaratada
que acaricia la desnudez donde más quema
que precipita la humedad muslo abajo
al ritmo de un grito que huye de mi boca desfigurada

Tras el delirio
sólo mis ojos lloran perdidos
entre los escombros que dejó tu olor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya echaba yo de menos los poemas de esa narradora de emociones límite entre la paz y la neurosis, entre el sosiego y la quemazón, entre el erotismo y la desesperación. Me ha encantado tu poema.
Besos
Félix

Azanatos dijo...

Me encanta la sensibilidad que destilan tus poemas y los juegos en que se entretienen tus palabras.
Gracias.
Jesús