martes, 24 de febrero de 2009

Embestida


Ya no encuentro mi espacio en el tiempo.

Y el tiempo se atasca en ese espacio perdido.


Me escuece tu voz, el olor que desprendes, tu asedio sostenido...

Reservo mi queja en un vómito ahogado... y al hurtar tú mi calma, temo el borrón de su aroma y derramar a borbotones mi desbaratado silencio.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto es un poema bueno, bueno porque sugiere todo lo que quieras sin decir nada concreto ¿no es así?
F.

MÓNICA dijo...

Que poema mas profundo, me ha tocado el corazón
un abrazo

Val dijo...

Gracias Mónica, no lo has podido decir más bonito. Vuelve.
Un abrazo, Val.