lunes, 8 de diciembre de 2008

Enhébrame

... y fuimos insaciables en el placer hasta el agotamiento. Crepúsculo.

Inesperado silencio lleno de vida.

... y vimos nacer la luna y la hicimos testigo.

Confusión.

Dos almas, un cuerpo. Miradas.

Sintiéndonos confundidos, fundidos, mezclados, juntos dentro de nosotros.

Duermes, sueñas.

Te miro... y me haces soñar.

Anoche nos amamos y tú no estabas.

No hay comentarios: