viernes, 5 de diciembre de 2008

En el pasado. 20/09/99

Suave luz, música de fondo, lluvia constante, aroma, y… la droga.
La droga de los sueños, sueños que te hacen volar; son la fuerza que te empuja a sentir lo que esa cortina llamada sociedad no te permite. La sensación de flotar sobre mil cosas a la vez, la pereza de abrir los ojos, incluso de respirar, liberarte de la presión y sentir que eres libre, que no hay nada que te dé miedo. Sueñas. Sueñas historias sin sentido para el mundo, porque el sentido se lo das tú. Dejarlo todo por nada, dejarte llevar por un lazarillo llamado amor, abrirle la puerta al deseo, a la pasión, a la atracción, y por supuesto a su amiga la tentación. La tentación de llegar mas lejos, de avanzar un paso más allá y descubrir que eres capaz de amar, de abrirte, de darte, pero también de recibir, recibir miles de emociones cada segundo entrando por todos los poros de tu piel y navegando en tus entrañas.
Sueñas también con viajar, viajar a los lugares más lejanos y aprender a conocer los diferentes mundos que se hallan situados en uno solo. Llegar a conocer las diferentes vidas que puedes disfrutar.
Mentes, cuerpos, sentimientos…
Joyas que puedes encontrar, duendes que puedes descubrir abriendo las puertas que quedarán abiertas para el recuerdo.
Pero señores, los sueños, sueños son, provengan de donde provengan; lo bonito sería que lucháramos para retenerlos, para que algún día, cuando estuviéramos preparados… los hiciéramos realidad.

Hagamos magia* y VIVAMOS.

Magia: Convertir los sueños en nuestras historias verdaderas, en nuestras leyendas personales. El alquimista.

2 comentarios:

Elena dijo...

hola wapa!! visité tu blog y no pude evitar escribirte, me encanta leer cosas tan preciosas, te inspira, que quieres que te diga. Ya mismo nos veremos en Graná, tengo muchas ganas de verte, muchos besos a los dos y a soñar...

muaa!

Val dijo...

No quiero que evites escribirme, vuelve siempre que quieras. Que me digas que te inspiro, resulta muy inspirador.
Te beso hasta la alhambra.