sábado, 22 de noviembre de 2008

Vete de mí

No puedo olvidar.
Siento el sabor de tu cuerpo, te huelo en los cafés, te veo en el espejo, te toco sin estar, te escucho en mis sueños.

Me llamas por mi nombre, miro y no estás, nunca estás.

Te he perdido.

Sueño que te alcanzo, que te puedo besar, mirarte a los ojos, decirte que te amo y te fundes en el aire como el humo de un cigarro.

Quiero dormir para no sentirte, pero te siento soñando . Te abrazo, acaricio tu cuello, tu mano en mi espalda, abro los ojos... ¿Por qué te vas?

Quédate conmigo, podrás amarme, podrás soñarme.

Ya te amé, dices.

¿Volverás?

Sabes que no. Ya solo podrás soñarme. ¿recuerdas?

Llanto desgarrador, me ahogo, te busco entre las sábanas... estoy rota, soy una vieja muñeca rota que aún puede llorar.

Entonces me doy cuenta de que no mientes, siempre dijiste la verdad.

Ya no volverás, ya no me amarás...
...porque ya no estás.


No hay comentarios: